There are no translations available.

 


Lunes 27 de Mayo de 2024 

 

Epístola I de San Pedro 1,3-9.
Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Se√Īor Jesucristo, que en su gran misericordia, nos hizo renacer, por la resurrecci√≥n de Jesucristo, a una esperanza viva,
a una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera, que ustedes tienen reservada en el cielo.
Porque gracias a la fe, el poder de Dios los conserva para la salvación dispuesta a ser revelada en el momento final.
Por eso, ustedes se regocijan a pesar de las diversas pruebas que deben sufrir moment√°neamente:
así, la fe de ustedes, una vez puesta a prueba, será mucho más valiosa que el oro perecedero purificado por el fuego, y se convertirá en motivo de alabanza, de gloria y de honor el día de la Revelación de Jesucristo.
Porque ustedes lo aman sin haberlo visto, y creyendo en él sin verlo todavía, se alegran con un gozo indecible y lleno de gloria,
seguros de alcanzar el término de esa fe, que es la salvación.



Salmo 111(110),1-2.5-6.9.10c.
Doy gracias al Se√Īor de todo coraz√≥n,
en la reunión y en la asamblea de los justos.
Grandes son las obras del Se√Īor:
los que las aman desean comprenderlas.

Proveyó de alimento a sus fieles
y se acuerda eternamente de su alianza.
Manifestó a su pueblo el poder de sus obras,
d√°ndole la herencia de las naciones.

√Čl envi√≥ la redenci√≥n a su pueblo,
promulgó su alianza para siempre:
Su Nombre es santo y temible.
¬°El Se√Īor es digno de alabanza eternamente!



Evangelio seg√ļn San Marcos 10,17-27.
Cuando Jes√ļs se puso en camino, un hombre corri√≥ hacia √©l y, arrodill√°ndose, le pregunt√≥: "Maestro bueno, ¬Ņqu√© debo hacer para heredar la Vida eterna?".
Jes√ļs le dijo: "¬ŅPor qu√© me llamas bueno? S√≥lo Dios es bueno.
T√ļ conoces los mandamientos: No matar√°s, no cometer√°s adulterio, no robar√°s, no dar√°s falso testimonio, no perjudicar√°s a nadie, honra a tu padre y a tu madre".
El hombre le respondió: "Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud".
Jes√ļs lo mir√≥ con amor y le dijo: "S√≥lo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; as√≠ tendr√°s un tesoro en el cielo. Despu√©s, ven y s√≠gueme".
El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.
Entonces Jes√ļs, mirando alrededor, dijo a sus disc√≠pulos: "¬°Qu√© dif√≠cil ser√° para los ricos entrar en el Reino de Dios!".
Los disc√≠pulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jes√ļs continu√≥ diciendo: "Hijos m√≠os, ¬°Qu√© dif√≠cil es entrar en el Reino de Dios!.
Es m√°s f√°cil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios".
Los disc√≠pulos se asombraron a√ļn m√°s y se preguntaban unos a otros: "Entonces, ¬Ņqui√©n podr√° salvarse?".
Jes√ļs, fijando en ellos su mirada, les dijo: "Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para √©l todo es posible".

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.