There are no translations available.

 


Sábado 9 de Diciembre del 2.023  


Libro de Isaías 30,19-21.23-26.
As√≠ habla el Se√Īor:
Sí, pueblo de Sión, que habitas en Jerusalén, ya no tendrás que llorar: él se apiadará de ti al oír tu clamor; apenas te escuche, te responderá.
Cuando el Se√Īor les haya dado el pan de la angustia y el agua de la aflicci√≥n, aquel que te instruye no se ocultar√° m√°s, sino que ver√°s a tu maestro con tus propios ojos.
Tus oídos escucharán detrás de ti una palabra: "Este es el camino, síganlo, aunque se hayan desviado a la derecha o a la izquierda".
El Se√Īor te dar√° lluvia para la semilla que siembres en el suelo, y el pan que produzca el terreno ser√° rico y sustancioso. Aquel d√≠a, tu ganado pacer√° en extensas praderas.
Los bueyes y los asnos que trabajen el suelo comer√°n forraje bien sazonado, aventado con el bieldo y la horquilla.
En todo monte elevado y en toda colina alta, habrá arroyos y corrientes de agua, el día de la gran masacre, cuando se derrumben las torres.
Entonces, la luz de la luna ser√° como la luz del sol, y la luz del sol ser√° siete veces m√°s intensa -como la luz de siete d√≠as- el d√≠a en que el Se√Īor vende la herida de su pueblo y sane las llagas de los golpes que le infligi√≥.



Salmo 147(146),1-2.3-4.5-6.
¡Qué bueno es cantar a nuestro Dios,
qué agradable y merecida es su alabanza!
El Se√Īor reconstruye a Jerusal√©n
y congrega a los dispersos de Israel.

Sana a los que est√°n afligidos
y les venda las heridas.
√Čl cuenta el n√ļmero de las estrellas
y llama a cada una por su nombre.

Nuestro Se√Īor es grande y poderoso,
su inteligencia no tiene medida.
El Se√Īor eleva a los oprimidos
y humilla a los malvados hasta el polvo.



Evangelio seg√ļn San Mateo 9,35-38.10,1.6-8.
Jes√ļs recorr√≠a todas las ciudades y los pueblos, ense√Īando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.
Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos.
Rueguen al due√Īo de los sembrados que env√≠e trabajadores para la cosecha."
Jes√ļs convoc√≥ a sus doce disc√≠pulos y les dio el poder de expulsar a los esp√≠ritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia.
"Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel.
Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos est√° cerca.
Curen a los enfermos, resuciten a los muertos, purifiquen a los leprosos, expulsen a los demonios. Ustedes han recibido gratuitamente, den también gratuitamente."

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

 

 

 
There are no translations available.

 


Domingo 10 de Diciembre de 2.023 

 

Libro de Isaías 40,1-5.9-11.
¬°Consuelen, consuelen a mi Pueblo, dice su Dios!
Hablen al coraz√≥n de Jerusal√©n y an√ļncienle que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su culpa est√° paga, que ha recibido de la mano del Se√Īor doble castigo por todos sus pecados.
Una voz proclama: ¬°Preparen en el desierto el camino del Se√Īor, tracen en la estepa un sendero para nuestro Dios!
¬°Que se rellenen todos los valles y se aplanen todas las monta√Īas y colinas; que las quebradas se conviertan en llanuras y los terrenos escarpados, en planicies!
Entonces se revelar√° la gloria del Se√Īor y todos los hombres la ver√°n juntamente, porque ha hablado la boca del Se√Īor.
S√ļbete a una monta√Īa elevada, t√ļ que llevas la buena noticia a Si√≥n; levanta con fuerza tu voz, t√ļ que llevas la buena noticia a Jerusal√©n. Lev√°ntala sin temor, di a las ciudades de Jud√°: "¬°Aqu√≠ est√° su Dios!".
Ya llega el Se√Īor con poder y su brazo le asegura el dominio: el premio de su victoria lo acompa√Īa y su recompensa lo precede.
Como un pastor, √©l apacienta su reba√Īo, lo re√ļne con su brazo; lleva sobre su pecho a los corderos y gu√≠a con cuidado a las que han dado a luz.



Salmo 85(84),9ab-10.11-12.13-14.
Voy a proclamar lo que dice el Se√Īor:
el Se√Īor promete la paz,
Su salvación está muy cerca de sus fieles,
y la Gloria habitar√° en nuestra tierra.

El Amor y la Verdad se encontrar√°n,
la Justicia y la Paz se abrazar√°n;
la Verdad brotar√° de la tierra
y la Justicia mirar√° desde el cielo.

El mismo Se√Īor nos dar√° sus bienes
y nuestra tierra producir√° sus frutos.
La Justicia irá delante de él,
y la Paz, sobre la huella de sus pasos.



Epístola I de San Pedro 3,8-14.
En fin, vivan todos unidos, compartan las preocupaciones de los dem√°s, √°mense como hermanos, sean misericordiosos y humildes.
No devuelvan mal por mal, ni injuria por injuria: al contrario, retribuyan con bendiciones, porque ustedes mismos están llamados a heredar una bendición.
El que ama la vida y desea gozar de días felices, guarde su lengua del mal y sus labios de palabras mentirosas;
ap√°rtese del mal y practique el bien; busque la paz y siga tras ella.
Porque los ojos del Se√Īor miran al justo y sus o√≠dos est√°n atentos a su plegaria, pero √©l rechaza a los que hacen el mal.
¬ŅQui√©n puede hacerles da√Īo si se dedican a practicar el bien?
Dichosos ustedes, si tienen que sufrir por la justicia. No teman ni se inquieten;



Evangelio seg√ļn San Marcos 1,1-8.
Comienzo de la Buena Noticia de Jes√ļs, Mes√≠as, Hijo de Dios.
Como está escrito en el libro del profeta Isaías: Mira, yo envío a mi mensajero delante de ti para prepararte el camino.
Una voz grita en el desierto: Preparen el camino del Se√Īor, allanen sus senderos,
así se presentó Juan el Bautista en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para el perdón de los pecados.
Toda la gente de Judea y todos los habitantes de Jerusalén acudían a él, y se hacían bautizar en las aguas del Jordán, confesando sus pecados.
Juan estaba vestido con una piel de camello y un cinturón de cuero, y se alimentaba con langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo:
"Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias.
Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo".

 

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.